Anécdota con empatía

Tal vez sea la falta de pudor causada por una reciente paternidad pero el lector deberá ser indulgente si una anécdota de mi hija me ha brindado una oportunidad para publicar este post.

Cuando no duermen, comen o lloran es posible jugar con los bebés de poco más de un mes, como mi hija. Con un poco de suerte (pero no siempre) te seguirá con la mirada. Puede incluso que la atención sea intensa como esta última tarde, cuando improvisé una historia con la ardilla de peluche a la que, acaso por su mayor tamaño,  acaso por lo redondo y amplio de sus ojos de plástico, el bébé prefiere frente a otros muchos objetos (juguetes) que nos han llovido estas últimas semanas.
La ardilla de peluche estaba escalando por lo estrecho de un columpio que tenemos en el salón, un saltito por aquí, un saltito por allí. Mi hija seguía la acción desde su colchón muy sorprendida con los ojos como platos -casi tanto como su padre que no esperaba tanto éxito con tan sencillo drama y al que sólo le faltó sacar la cámara de vídeo.  En esto– oh suspense de los suspenses- la ardilla se tambalea en el filo del columpio y…¡tatchan!.. casi se cae… si no fuera porque… mi mano andaba por allí. Oufff… por los pelos, la ardilla se ha salvado de caer en el vacío bajo el columpio.
Para mi propio asombro, mi hija responde entonces con un reflejo de sobresalto (o un reflejo de Moro) muy marcado, una señal fisiologica de alarma por el que los bebés abren los brazos y suben las piernas, tal que el bebé en la foto más arriba tomada de internet. Se trata además de un reflejo que  normalmente se produce cuando el bebé percibe que se puede caer.

De manera puramente anécdotica, mi hija ha reproducido, sin ser consciente de ello, una de las páginas más famosas de la historia de la filosofía de la psicología. Cuando el filósofo alemán Theodor Lipps introduce a principios del siglo XX el moderno término de “empatía” en la psicología, lo hace precisamente en unos términos que esta tarde me ha traído a la mente la peripecia con la ardilla.

El término, en alemán Einfühlung (literalmente “sentirse uno con”) viene explicado en Lipps por su famoso ejemplo del funambulo o equilibrista que se desplaza sobre un hilo a una gran altura. Cuando se observa al equilibrista, nos dice Lipps,

“se es uno con el equilibrista y se siguen sus movimientos desde el interior”

La empatía según Lipps constituye así

“un proceso de imitación interior, involuntaria en la que un individuo se identifica a través de un sentimiento con el movimiento de otro cuerpo […] Como la empatía implica una proyección involuntaria hacia algo otro, el individuo tiende a olvidarse de sí”

y también

“La empatía es el hecho descrito aquí por el que un objeto o agente externo es el yo y el yo es ese objeto. Es el hecho que el contraste entre uno mismo y ese objeto desaparece…”

En la anécdota con mi hija, la barrera entre el objeto (la ardilla de peluche) y uno mismo (Carmen, 7 semanas) parece metafóricamente haberse disuelto cuando ante el peligro de que la ardilla cayese, el bebé ha reaccionado como si fuera ella quien se iba a caer (de ahí el reflejo de Moro).

¿Está la empatía presente desde el nacimiento? ¿En otra palabras es ésta innata? El cuán importante es realmente ésta para el desarrollo moral o si cuenta realmente para la conducta ética son cuestiones no exentas de controversia que merecerían muchos posts. Pero uno acaba de ser padre, el día es corto y las ocupaciones largas.

Anuncios

Un comentario

  1. Interesante observación: el reflejo de defensa de moore es un atavismo innato que desaparece a lo pocos meses, las empatía es una ventaja evolutiva en animales sociales (las neuronas espejo, si existen, tienen que ser innatas), pero y la recreación del mundo, la noción de casualidad, la relación de “un presente “con “un futuro determinado”: la conciencia de que la ardilla estaba “a punto de caerse”: todo eso necesita un montón de aprendizaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: