La ética experimental, el obispado de Córdoba y el efecto Streisand

Bueno, pues parece ser que, por fin, la ética experimental es un tema de actualidad, un trending topic como se dice ahora. La ocasión la ha brindado el Cabildo catedralicio de Córdoba, dependiente del obispado, al decidir vetar (o supervisar temáticamente, no está del todo claro) una instalación sobre ética experimental dentro de la feria de divulgación científica “La noche de los investigadores”. La instalación, como otras, había de exhibirse en el patio de los naranjos de la llamada mezquita de Córdoba, un espacio que es titularidad del obispado.

La “peligrosa” instalación que no llegó a poder verse en el patio de los naranjos era dependiente del Instituto de Estudios Sociales Avanzados e iba a estar regentada por Fernando Aguiar cuyo interesante trabajo ya hemos mencionado en alguna otra entrada de este blog. Sin duda, la repercusión mediática y política que este tema está alcanzando y que – de un modo u otro- pone a la ética experimental en la arena publica, tiene que ver con dos polémicas que se entrecruzan. Por un lado, la posibilidad de considerar el comportamiento ético y moral como un objeto de estudio más, sobre el que podemos aprender y descubrir interesantes aspectos a partir de la conjunción de la investigación empírica y el análisis racional. Por otro lado, la polémica en torno a la inscripción de la mezquita catedral y sus espacios afines como propiedad privada, propia y exenta de impuestos por el obispado, dentro de lo que ha sido un proceso especialmente poco transparente en el que, en las dos últimas décadas, se han inscrito más de 4.000 propiedades a nombre de las diócesis al tener los obispados dicha potestad fruto de una ley y estar al mismo tiempo exentos de hacer publicidad de dichas inscripciones.

Como ha declarado Joan Font (y recoge el periodista Manuel Albert en un artículo para El País que es ahora mismo viral): “La moral es un objeto de estudio científico más y nos cuesta entender que no se pueda hablar de ello en un espacio como el Patio de los Naranjos que es un espacio público. Un espacio que los cordobeses consideramos como propio y abierto.”

En fin, en lo que es un claro ejemplo del conocido efecto Streisand, en referencia a cuando la cantante Barbara Streisand trató de impedir la publicación de unas fotos de su residencia, lo cual despertó enormemente el interés del público por esas mismas fotos, si algo positivo podemos sacar de todo esto es el fantástico interés por la filosofía experimental y la investigación empírica en ética que esta polémica ha suscitado.

Anuncios

Un comentario

  1. Además de felicitarte por tu entrada de blog, quisiera hacer una aclaración:

    1. La Universidad de Córdoba (UCO), con ocasión de la Noche Europea de los Investigadores, acuerda con el cabildo que 16 profesores e investigadores de esa Universidad realicen su actividad de divulgación en el Patio de los Naranjos de la Mezquita.
    2. Los organizadors de la Noche (UCO, IESA-CSIC y Jardín Botánico) deciden que lo de la ética experimental encaja en el Patio.
    3. La UCO envía al cabildo un resumen de las actividades que van a realizar sus 16 profesores. La UCO me pide a mi también un resumen y se lo mando (yo trabajo en el IESA-CSIC).
    4. El Cabildo aprueba todas las actividades menos la 17, es decir, la mía y me vetan. Yo no tenía ni idea de que el resumen que se me pidió era para enviárselo al Cabildo (junto con los demás).
    5. La razón del veto: que en su casa de moral solo hablan ellos.
    6. El deán catedralicio quiere suavizar el rechazo inicial y, a través de la UCO, me pide que le explique bien qué es lo que voy a hacer, de qué voy a hablar.
    7. No me da la gana de explicárselo porque eso en mi tierra se llama censura.
    8. Mi actividad se realiza en otro lugar.

    Así que está claro, la Iglesia supervisa la actividad, pues la UCO tiene que mandarle los resúmenes, y luego veta la mía. El cabildo dice ahora a los periodistas que esto no va con ellos, que es cosa de la UCO. Estos a su vez dicen que “no se ha anulado ninguna actividad”. Es verdad, me tuve que ir a otro sitio. La Vicerrectora de Investigación de la UCO llama a mi centro para que me pidan que deje este asunto quieto, para que no afecte al éxito de la Noche de los Investigadores. A mi modo de ver la actitud sumisa de la Universidad de Córdoba es casi peor que la de la Iglesia. En cualquier caso, la cosa está clara: primero supervisión y luego veto.
    Gracias por tu entrada de nuevo.
    Fernando Aguiar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: