Category ética y dinámicas sociales

Distancia cognitiva con el dinero y desvanecimiento ético

http://vimeo.com/62118557
Llevo tiempo pensando en publicar aquí una reseña del último libro de Dan Ariely, The Honest Truth about Dishonesty:How We Lie to Everyone—Especially Ourselves que recomiendo desde ya para el que esté interesado por los temas tratados en este blog. No ha habido tiempo para ello y por eso voy a limitarme a una entrada fácil: un poco de publicidad del nuevo curso de Ariely, un vídeo y una reflexión abierta invitando a quien quiera dejar su punto de vista aquí en los comentarios.
SEGUIR LEYENDO

Anuncios

La transparencia, por sí sóla, tiene efectos perversos

Esta semana, el centro de ética de Harvard publicaba un libro electrónico gratuito con referencias a algunas de las investigaciones que se han presentado allí en los últimos meses. Los trabajos cubren un campo muy amplio, en buena parte centrado en los mecanismos de la corrupción institucional y pueden ser de sumo interés para los seguidores de este blog. Puedes descargártelo aquí.
Entre los estudios a los que se alude, figura el de Sunita Sah acerca de los resultados de una serie de experimentos que muestran cómo personas en el papel de consejeros pueden aumentar su persuasión al revelar sus conflictos de interés.
SEGUIR LEYENDO

Los regalos y la utilidad económica

Si este año casi no has hecho regalos o no te ha gustado lo que has recibido por Reyes, es posible que ahora simpatices con lo siguiente: según un número importante de economistas, estas fechas navideñas representan una orgía de destrucción de la utilidad económica. Millones de personas ofrecen regalos a otras sin que estos satisfagan realmente sus deseos y a un precio, en general, muy superior del que el que lo recibe habría estado dispuesto a pagar por el mismo artículo. En consecuencia, se está destruyendo valor. Y en cantidades astronómicas. En esta entrada, comento esta teoría en sus aspectos éticos y psicológicos para subrayar lo que tiene de verdad pero también sus limitaciones y lo que hay en ello de oportunidad para el desarrollo de nuevas maneras de concebir las relaciones humanas en torno a la ofrenda.

¡¡Bah... paparruchas!! ¡¡Bah… paparruchas!!
.
SEGUIR LEYENDO

También celebramos el año Turing: la falsificación de preferencias

Este verano se han programado una serie de eventos para conmemorar el centenario del nacimiento de Alan Turing (1912-1954), importante lógico matemático y padre fundador de la informática teórica. Para una introducción a algunos de los temas más apasionantes de su vida y trabajo puede escucharse esta entrevista con Jesús Mosterín. No sería exhagerado afirmar que, en cierto sentido, hoy vivimos en un mundo de Turing, en el que sistemas de computación -unidos a otros sistemas de telecomunicación- penetran los aspectos más diversos de la organización y vida cotidiana en las sociedades modernas.
Desde este blog tenemos poco más que aportar al recordatorio sobre las contribuciones teóricas de Turing. Sin embargo, sí puede ser la ocasión para tratar de algunos de los aspectos de la biografía personal de Alan Turing que, aunque sujetos a alguna que otra controversia sobre su exactitud, han sido causa de gran parte de la fascinación que rodeó la vida del científico británico.
By artist Bean Sing By artist Bean-Sing
En 1952, Alan Turing denunció ante la policía un robo acaecido en su casa de Manchester. El suceso al parecer tuvo como origen la irrupción en su casa de un conocido del que era entonces su amante Arnold Murray. La policía pronto se interesó menos por la denuncia de Alan Turing y más por la naturaleza de la relación que mantenía Turing con Murray. En 1952 la homosexualidad masculina era aún un delito penado con prisión en el Reino Unido. Turing, el héroe de guerra que debía mantener en secreto sus éxitos decriptando el código alemán, no quiso ocultar también sus inclinaciones personales y tuvo que pasar por prisión por ello, al final aceptando la castración química que se le proponía como requisito para su libertad condicional.
Según biografías como la de Andrew Hodgson, Alan Turing nunca se empeñó en ocultar su homosexualidad. De hecho, habló abiertamente a la policía de su condición sexual cuando se le preguntó por ello y desoyó las recomendaciones de algunos amigos que le aconsejaban retractarse. En vez de negar su homosexualidad, Turing se esforzó en explicar a conocidos y policía que no había nada de malo en ello. Estrictamente, se trataba de un “crimen sin víctima”.
Es interesante considerar las ramificaciones de esta actitud adoptada por Turing a la luz de la teoría sociológica de la falsificación de preferencias.
SEGUIR LEYENDO